Ángel de porcelana

Y restos de lágrimas en las mejillas (*) dibujaban surcos negros en su pálido rostro. Su cuerpo inerte resplandecía cual macabro ángel de porcelana sobre aquellas sábanas de satén; las mismas donde, hacía apenas unas horas, ella le había descubierto surcando otras curvas, idénticas a las suyas.

Decidió darse un baño de sales aromáticas, exfolió su piel y se peinó para la ocasión. Se maquilló y se puso lencería nueva. Cuidó cada detalle. Así le esperó, tendida en su cama y atiborrada de pastillas.

Cuando él llegó ya no había nada que hacer. Aquel fue un regalo de aniversario inolvidable.

angel_porcelana

© Agatha (03/2013)

(*) Frase del concurso Relatos en cadena de Cadena SER con la que debían comenzar los relatos participantes de la semana del 14/03/13

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s