Porque me ama…

Hace ya una hora que te espero. No sé bien por qué lo hago y sin embargo aquí estoy, sentada en el banco de siempre, más sola que la una, con cara de idiota, observando a la gente del parque, una madre con su niño paseando, unos adolescentes estrenando una patineta y un par de parejitas, unos van de la mano y otros dos se comen a besos apoyados del farol, en fin… no se por qué tardas tanto.

Si te soy sincera a veces me siento como una cosa, una mujer de usar y tirar… es que si te fijas soy como esas vacunas de la gripe, cuando me necesitan vienen por mí, me usan hasta dejarme vacía y me echan al cesto de la basura… Bueno, al menos sirvo para algo ¿no? No sé a quien trato de engañar, esa excusa no me sirve de consuelo.

Dicen que ser bonita es una garantía de éxito. Siempre me lo creí, pero el éxito que he conseguido no lo quiero. Soy un trofeo de carne y hueso, una prenda que se exhibe a los amigos. Cuando ellos están llegan los abrazos, los besos y las risas. Todos tus amigos se mueren de la envidia, todos desean tu suerte, todos devoran con la mirada al mujerón con el que te acuestas… como si yo fuera una muñeca inflable.

Aquí, sentada, sola, pienso en que me enamoré de un imbécil que no me valora por lo que soy, sino por como me veo. Siempre ha sido igual, me dejo llevar por palabras bonitas y cuando me doy cuenta me estoy liando con otro hombre que solo piensa en meterme mano y llevarme a la cama. Me pregunto por qué siempre me sucedía lo mismo, yo solamente buscaba a alguien que me quisiera de verdad.

Una hora y media esperando. Suena el móvil y contesto pensando que eres tú, pero una voz femenina al otro lado del teléfono me desilusiona. Tras una corta charla cuelgo algo molesta, estoy harta de que mis amigas me digan que debo dejarte… a veces creo que tienen razón, pero cuando estoy contigo y me abrazas, me besas y me haces el amor me doy cuenta de que no puedo vivir sin ti, de que tu conducta es pasajera… debe ser el estrés del trabajo el que te ha alejado un poco de mi. Sé que en el fondo me amas como yo te amo a ti y que pronto volverás a ser el mismo de antes.

Pensar en las cosas bonitas que hemos vivido me hace sentir como una tonta por pensar que me usas o que sólo soy un trofeo para ti, si así fuera no te habrías casado conmigo. Te casaste conmigo porque me amabas… y aún me amas. Lo que pasa es que mis amigas me tienen envidia y por eso es que intentan separarme de ti y tratan de convencerme de que tú no me quieres y de que estás saliendo con otra mujer… ¿qué sabrán ellas? Ahora que lo pienso, no me extraña que la semana pasada te hayas puesto furioso cuando te hablé de lo que me dijeron… ¡qué mal me sentí cuando me pegaste esa cachetada! Pero sé que fue por mi culpa… nunca debí dudar de ti así, me la merecía.

Dos horas. Ya es de noche y ya pasó la hora que reservé en nuestro restaurante, ese donde me pediste que me casara contigo. ¿qué te habrá pasado? Te he llamado varias veces y no contestas… te habrás quedado de nuevo sin batería, ese móvil te da demasiados dolores de cabeza, espero que el nuevo te guste, es tu regalo. Muero de curiosidad por saber qué me regalarás tú. Últimamente ya no eres tan detallista conmigo, pero sé que esta vez será diferente.

No sé qué habrá pasado pero creo que mejor me voy a casa, ya es muy tarde y me da miedo quedarme sola en el parque… ¿cómo estarás? Que preocupación, seguro no pasa nada, debe ser que tuviste otra reunión de última hora, tu jefe es un pesado.

Suena el móvil de nuevo y esta vez eres tú. Hablamos poco y cuando cuelgo me entristezco, otra reunión que se prolonga… me hubiera gustado estar contigo esta noche para celebrar nuestro aniversario, no deberías trabajar tanto. Llego a casa y preparo mi cena. Ceno echada en el sofá, envuelta en mi bata y acompañada del televisor. Esperaba que este año fuera distinto, pero es igual al año pasado y al otro. Bueno, el trabajo es el trabajo, seguro que el año que viene es distinto, seguro que mañana llegas con unas rosas y una sorpresa para mi, se te notaba tan triste cuando hablamos, cuando me dijiste “no me esperes despierta corazón, sabes como son estas cosas, te prometo que mañana te compensaré, te amo” Bueno, mejor me voy a dormir, así le doy menos vueltas a la cabeza, mañana seguro es un día fabuloso y la pasamos fenomenal, seguro que se esmera para complacerme y para que me sienta como una reina, seguro que va a ser así porque me ama…


“No hay peor ciego que el que no quiere ver”

ciego

Agatha

Anuncios

Un pensamiento en “Porque me ama…

  1. Buena imagen de fondo, en los últimos comentarios no la pones… a mi me gusta más como se ve cada entrada con su imagen, espero que a las nuevas le pongas otra vez las imagenes de fondo. Esta me llama mucho la atención.

    Con respecto al texto sólo diré que algunos no aprenden nunca, es una pena que eso que relatas sea tan común como comer o dormir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s